Buscar
Vaya al Contenido

Menu Principal:

NOVEDADES
Depresión en la tercera edad
 
A medida que se envejece suceden cambios tales como jubilación, problemas médicos, muerte de seres queridos, sucesos estresantes de la vida y más. Todo ello lleva a sentir a la persona de edad, intranquila e inquieta por lo que le sucede, más si logra adecuarse a esa situación de vida, en la mayoría de los casos se da una adaptación apropiada.           
 
Más para aquellos que no logran adaptarse a esta longevidad, puede presentar depresión, cambios en los estados de ánimo, siendo ésta una problemática médica que les afecta la vida diaria y un funcionamiento normal.
 
La depresión no es parte del envejecimiento y por ello requiere tratamiento tanto médico como psicológico para lograr de esa manera sentirse mejor.
 
Tipos de depresión:
 
1.-Depresión grave o mayor:
 
Los síntomas llegan a interferir con la capacidad de trabajar, dormir, concentrarse, comer y disfrutar de la vida.  
 
2.- Distimia o Trastorno depresivo persistente: Muestran síntomas depresivos no fuertes que pueden durar dos años de la vida del paciente.
 
3.- Depresión menor: La sintomatología no es tan fuerte como en las anteriores y no duran por mucho tiempo.
 
En algunas personas de la tercera edad, la depresión puede pasar sin un diagnóstico adecuado, dado que la tristeza no es su síntoma principal., pueden mostrar una sintomatología menos obvia como: no querer hablar de sus sentimientos.
 
Es muy importante saber cuáles son las señales y buscar ayuda dado que la depresión se puede manifestar con síntomas físicos o emocionales, por ejemplo:
 
a.- Un estado de ánimo constantemente triste o ansioso.
 
b.- Sentimientos de “vacío” en gran parte del tiempo.
 
c.-Pérdida de interés o de placer en los pasatiempos o actividades.
 
d.- Pesimismo o falta de esperanza.
 
e.- Sentimientos de culpa, falta de autoestima e impotencia.
 
f.- Fatiga o tener menos energía, sentir que se mueve o habla más lentamente.
 
g.- Dificultad para concentrarse, recordar detalles o tomar decisiones.
 
h.- Problemas para dormir, despertarse muy temprano o dormir demasiado.
 
i.-Cambios en el apetito o el peso.
 
j.-Pensamientos sobre la muerte o el suicidio.
 
k.-Sentirse inquieto o irritable.
 
l.-Dolores y molestias físicas: dolor de cabeza, calambres, problemas digestivos.
 
Estamos viviendo situaciones de angustia y ansiedad, si sufren de alguna de la sintomatología mencionada, estamos para apoyarte. ¡ Llámanos ¡

 
Copyright 2015. All rights reserved.
Regreso al contenido | Regreso al menu principal