17:39
18:32

Arvit: 19:15

Shajarit: 9:00

Minja: 18:15

Jaime Levit

Parashá Vaiélej 5783

“La herencia eterna”

Hay muchos tipos de herencias, las más clásicas son las que se refieren a dinero o propiedades, siendo en ocasiones una cuestión familiar. Cuando una persona siente que va a dejar este mundo terrenal, es cuando emite el famoso documento legal y en éste, reparte la herencia entre sus familiares, sin embargo, esto también existió durante la época de Moisés, ya que dejó toda una herencia que es lo que nos dice la Parashá Vaiélej en el que estando dentro de sus últimos días de vida terrenal, afirmaba que no podía salir más. Dicen que una persona siente cuando ya va a dejar el lugar y así transfiere el liderazgo a Yoshua. Así Moisés concluyó la escritura de la Torá y se las dejó a los Leví para ser guardada en el arca del pacto y así para muchas generaciones. Esto nos da la forma de ver esta Parashá de una manera que nos deja cosas como cuando nos dan una herencia y también para irnos enfrentarnos a la vida, ir pasando experiencias y que las vamos transmitiendo a los demás. Esto nos llena de mucha satisfacción y más cuando hablan sobre conocimientos y experiencias de otros como los de Torá y que además a través de Moisés que fue un gran líder, nos hizo mantenernos con la boca abierta en sus conocimientos, en su entrega, porque cuando uno se entrega en hacer las cosas con alegría, crean que va salir todo a bien y así mantener firmes a las generaciones, porque a pesar de que una persona no se encuentra físicamente, su presencia educativa nunca muere, de algún modo tiene su presencia y lo debemos entender y si adquirimos su conocimiento, hay que irlo transmitiendo porque uno no debe ser egoístas y es eso lo que se nos pide en la vida. Por otra parte, hay que recalcar que no todo en la vida es de color de rosa, también hay sacrificios, hay beneficios, hay tristezas, alegrías, quizás uno que otro enojo, sin embargo, el vivir todo esto nos implica experimentar y estar identificando para ir eligiendo constantemente y cada vez que elegimos nos da mejores opciones, mejores resultados y agarramos más experiencia para mantenernos fieles a Hashem. Esta Parashá que a pesar de que es pequeña, es muy grande en cuanto a enseñanzas para estos días de arrepentimiento, de introspección, de perdón y que nos hacen ver lo que hemos vivido y como dicen por ahí, todo es un proceso de Teshuvá, de ir reflexionando profundamente y precisamente la Parashá que se leerá en este Shabat, es el llamado Shabat Shuvá (Shabat del retorno) y este retorno es para tener otra oportunidad de preparar el día de Yom Kipur (uno de los días más importantes de la vida judía), limpiar las asperezas y volver a empezar con el pie derecho. Otro de los aspectos importantes en esta Parashá, indica que cada persona debe escribir su propia Torá a lo largo de su vida, sabemos que la persona que lo hace es el llamado “Sofer” que requiere de altos conocimientos y no comete ningún error al escribir la Torá. Se requiere de una alta precisión, de formación y un perfil especial, sin embargo, la manera como nosotros escribimos nuestra propia Torá, es a través de nuestro comportamiento con los demás y en cuanto a la acción física, la manera de cómo podemos hacer es comprando una Torá, es decir aportar los recursos económicos. Otra forma, de las más clásicas, es cuando terminan una Torá, el poder escribir una letra junto con el Sofer y otra más, es transmitir clases o dando nosotros nuestra propia clase de Torá, en fin hay muchas maneras de hacerlo, no hay pretextos, por lo tanto esto nos da la pauta para seguir con el legado y convertir a la Torá en una herencia eterna.

¡Shabat Shalom!

Kehila Ashkenazi, A.C. Todos los derechos reservados.
Powered by Wolfate
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram